Perdidos

Búscame bajo el raso
del pijama
que mi piel cubre,
y haz que tus dedos bailen
bajo él, acariciándome.

Deja al descubierto
mi piel, lame mis cicatrices.
Bésame, tócame,
susurra tu deseo en mi oído
hasta erizar mi piel.

Enrosquémonos,
en el raso de mi pijama
olvidado a los pies
de las sábanas,
o en ardiente algodón de ellas.

Perdámonos,
rompamos el silencio
de la noche
minuciosamente,
hagámoslo migajas.

Y después unamos los pedazos;
del silencio roto
por los gemidos de amantes,
que volaron por la habitación
como diamantes.

Juntémoslos,
en un único instante
en que tu piel a la mía se funden
en un abrazo incesante.

Ahora sí,
que el silencio
que  hace el momento eterno
amor, nos acoja en su seno
y nos arrastre suave al sueño.

Nieves Ardite G.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s